Archivo de la etiqueta: ética

Filosofía Pop: Mi orgullo no necesita tus prejuicios

¿Qué es la Filosofía Pop? Es una filosofía para la que no existe nada trivial y que es accesible a cualquiera que quiera entenderla. La Filosofía Pop nace de la conjunción del mundo cotidiano  y del pensamiento, que al colisionar en la experiencia hacen que se busque un sentido, que se dote a lo que experimentamos de un significado. No pretende erigirse como una atalaya ocupándose de los problemas metafísicos y del sentido de la realidad. Requiere de lo cotidiano para poder existir. Pretende dar respuesta a lo que sucede en el día a día. Al igual que Slavoj Zizek, recurriremos a elementos de la cultura popular para explicar la filosofía, para explicar ideologías, éticas, problemas sociales… A la luz de la propia filosofía o bien plantearemos preguntas que debe resolver la sociedad civil o el individuo y/o propondremos alguna solución. Como Deleuze, buscaremos la verdad cuando estemos determinados a hacerlo en función de una situación concreta, cuando sufrimos una especie de violencia que nos empuja a esta búsqueda. Adentrémonos en un modo pop de hacer filosofía.

Sigue leyendo

Máster en Filosofía, Blogger, Arstista Multidisciplinar, Cool Hunter, Estilista, Vegano, Eco-feminista.

Filosofía Pop: No controles mi forma de vestir

Aunque pueda sonar raro la Filosofía Pop existe: es una filosofía para la que no existe nada trivial y que es accesible a cualquiera que quiera entenderla. La Filosofía Pop nace de la conjunción del mundo cotidiano  y del pensamiento, que al colisionar en la experiencia hacen que se busque un sentido, que se dote a lo que experimentemos de un significado. No pretende erigirse como una atalaya ocupándose de los problemas metafísicos y del sentido de la realidad, requiere de lo cotidiano para poder existir, pretender dar respuesta a lo que sucede en el día a día. Al igual que Slavoj Zizek, recurriremos a elementos de la cultura popular para explicar la filosofía, para explicar ideologías, éticas, problemas sociales y a la luz de la propia filosofía o bien plantearemos preguntas que debe resolver la sociedad civil o el individuo y/o propondremos alguna solución. Como Deleuze buscaremos la verdad cuando estemos determinados a hacerlo en función de una situación concreta, cuando sufrimos una especie de violencia que nos empuja a esta búsqueda. Adentrémonos en un modo pop de hacer filosofía.

Sigue leyendo

Máster en Filosofía, Blogger, Arstista Multidisciplinar, Cool Hunter, Estilista, Vegano, Eco-feminista.

Filosofía Pop: ¿Y tú por quién lloras?

Aunque pueda sonar raro la Filosofía Pop existe: es una filosofía para la que no existe nada trivial y que es accesible a cualquiera que quiera entenderla. La Filosofía Pop nace de la conjunción del mundo cotidiano  y del pensamiento, que al colisionar en la experiencia hacen que se busque un sentido, que se dote a lo que experimentemos de un significado. No pretende erigirse como una atalaya ocupándose de los problemas metafísicos y del sentido de la realidad, requiere de lo cotidiano para poder existir, pretender dar respuesta a lo que sucede en el día a día. Al igual que Slavoj Zizek, recurriremos a elementos de la cultura popular para explicar la filosofía, para explicar ideologías, éticas, problemas sociales y a la luz de la propia filosofía o bien plantearemos preguntas que debe resolver la sociedad civil o el individuo y/o propondremos alguna solución. Adentrémonos en un modo pop de hacer filosofía.

Con una sola noticia nos hemos encontrado que se ha desatado una marea de juicios morales, ataques, denuncias y diligencias policiales, todo ello debido a la reacción en Internet que ha provocado la noticia, cuando otras, mucho más graves, no logran indignar tanto a la mayoría. Tras la muerte del matador (me niego a llamarle de otra forma y tampoco estoy diciendo nada que no pueda decirVíctor Barrio se desataron múltiples y muy variadas reacciones por las redes sociales. Pudimos leer tanto en Facebook como en Twitter quienes se lamentaban profundamente por la muerte del segoviano hasta quienes expresaban su alegría de que se produjera este hecho. A raíz de estas últimas opiniones es donde se desató la polémica. ¿Está bien alegrarse de la muerte de alguien? ¿Realmente los comentarios se alegraban de la muerte de un ser humano o se alegraban de otra cosa? ¿Es lícito publicar esos pensamientos y ser castigados por ellas?

Todas esas preguntas y lo que pasó después nos plantean muchas líneas diferentes a poder seguir que tienen que ver tanto con la ética como con la filosofía política. Abordemos en primer lugar el hecho de la “alegría” por la muerte de otro ser humano. Tradicionalmente hay dos concepciones básicas sobre la moral: una que es la capacidad que tiene el ser humano, en cuanto ser libre, de decidir que está bien o mal y actuar en consecuencia; la otra es la que considera que la moral trata sobre lo que es aceptable o no en relación con las costumbres y comportamientos regulados por una religión, una cultura, grupo, etc. Frente a los comentarios sobre la muerte del torero muchos los calificaban de inmoral y eso es un error, porque la moral que tiene un individuo no tiene que coincidir con la de otro. La cuestión la debemos situar en si es o no es ético alegrarse por el fallecimiento de un matador y si eso lo deberíamos hacer público.

La ética es la reflexión filosófica que se hace sobre la moral y que intenta extraer racionalmente de esta última una serie de reglas y normas universales sobre lo bueno y lo malo y como deberíamos actuar en consecuencia de ello. Ya hemos visto que la moral es algo privado o perteneciente a un colectivo y que por tanto no se puede intentar imponer a otros. La ética por su parte intenta buscar las mejores reglas y principios para todos, pero estas tienen que venir acompañadas de una justificación racional. Además la ética suele dar valor a las acciones o intenciones de las personas por lo que intentar dar valor a algo más allá de ello escaparía de su campo de estudio. Alegrarse por algo es una emoción, no es algo tangible y por tanto decir si una emoción es buena o mala es algo propio de la moral, no de la ética, incluso cuando el suceso que provoque esa alegría no sea sustancialmente bueno, la emoción en sí misma no es ni buena ni mala, es el hecho lo que sería malo.

Por lo tanto expresar alegría por la muerte de una persona solo puede ser moralmente condenable, pero como la moral no es algo universal y responde a muchos particulares, no es un juicio que se pueda universalizar. Tampoco es delito, al menos en España. Cuando asesinaron a Isabel Carrasco, por aquel entonces presidenta de la Diputación de León, las reacciones de la gente fueron bastante similares a las que nos hemos podido encontrar en las redes sobre la muerte de Víctor Barrio. Si miramos lo que ocurrió entonces y ahora podemos llegar a la conclusión de que no es delito alegrarse por la muerte de una persona, al igual que tampoco lo es decirlo públicamente. Los delitos de injurias (que atentan contra la dignidad de una persona), calumnias (imputar un delito a alguien con conocimiento de su falsedad) o amenazas, o incitar a cometer un delito es castigable por la ley, pero aún en el supuesto que se hayan cometido injurias contra el matador, el derecho al honor del mismo se acaba cuando fallece. Solo sería punible que se incitara a matar, tendría que hacer nacer las ganas de asesinar a otro con un comentario, cosa que es un tanto difícil con los 140 caracteres de un tweet o un simple estado de Facebook.

Decir que “ojalá todos los toreros corran la misma suerte pronto” tampoco es delito. Con esa frase no se incita al odio, a la violencia o se provoca la discriminación contra el colectivo de matadores españoles, no se atenta contra su honor ni nada por el estilo, tal y como parece que quieren hacer creer los colectivos que se dedican a torturar y matar a los toros. Otra cosa bien distinta es que se arremeta contra los familiares del difunto, como si que hemos visto que ha ocurrido en Twitter, ahí se está ejerciendo un tipo de violencia psíquica contra alguien emocionalmente frágil y en esa situación algunos de los comentarios vertidos podían llegar a ofenderlas y humillarlas. ¿Qué culpa tiene alguien de enamorarse, de querer a otro, aunque el oficio de ese otro pueda ser condenable ética y moralmente? Ninguna. Uno no elige enamorarse de quien se enamora, es algo que sucede y la mujer de Barrio no tenía la culpa de a lo que se dedicaba su marido y por tanto irle con gracias sobre la muerte de alguien a quien quería además de estar fuera de lugar es atentar contra el estado psíquico y emocional de alguien que no tenía culpa de nada.

Pero aquí nos llega la siguiente cuestión: es condenable la actitud de ciertas personas con los familiares del matador pero ¿y si las mismas opiniones no se vierten directamente contra ellos y se expresan de una forma libre y sin ánimo de ofenderles ni dañarles? Aquí podemos tomar el ejemplo del desafortunado comentario de un profesor que decía que bailaría sobre la tumba del matador y que ojalá corrieran la misma suerte toda su estirpe. A pesar del dudoso gusto y la reprobación moral del comentario, él no lo dirigió directamente hacia nadie, lo escribió en su muro de Facebook, expresando su opinión. El problema radica en que no parece haber un consenso entre lo que es y no es público en Internet y sobre todo en las redes sociales. Si para el filósofo alemán Jürgen Habermas la esfera pública es la que se articula entre la esfera privada y la política y esta tiene a su vez diferentes espacios de distinto rango y alcance ¿qué nos hace pensar que en Internet eso no pasa? Por mucho que una publicación se viralice hay ámbitos privados y semiprivados en las redes, incluso cuando estos comentarios se hacen de forma pública, porque una cosa es no avergonzarse de lo que uno piensa y otra entender que porque lo pueda leer cualquiera es de dominio público.

Yo mismo a raíz de una publicación sobre la muerte de Víctor Barrio recibí un comentario de alguien que no estaba ni siquiera entre mis amigos de Facebook ¿qué derecho tiene esa persona para entrometerse en lo que yo escribo o dejo de escribir sin una afán de exposición pública? Si nos guiásemos por esa lógica deberíamos de hacer lo mismo con las conversaciones que pudiéramos escuchas por la calle y eso es algo que no hacemos. Entendemos que aunque podamos acceder a ello no se desarrollan en un ámbito completamente público y que entrometernos atenta contra la privacidad de las personas que mantienen la conversación. Con las publicaciones en Facebook se debe de suponer lo mismo, no así con las de Twitter o en un blog ya que ahí la lógica es soltar pensamientos (a menos que se tomen medidas para controlar su privacidad) para que queden a disposición de quien quiera consultarlos. Así debemos entender que no todo lo que circula en la red es de dominio público, hay ámbitos que requieren de privacidad, aunque puedas llegar a verlos.

También en todas las interacciones cibernéticas parece que la gente solo leía y entendía lo que quería, mientras unos explicaban el porqué de sus opiniones e intentaban hacer ver que no era lo que se les acusaba de pensar, algunos supuestos guardianes de la moralidad salieron para reprobar esas actitudes. Las falacias y los saltos argumentativos comenzaron a darse como las flores tras las primeras lluvias al llegar la primavera, el discurso dejó de tener sentido para defender las creencias y las posturas personales. Mientras algunos decían que el matador se había merecido su fin por meterse ahí, otros intentaban decir que no, que al igual que los que saben que les puede pasar algo por practicar deportes de riesgo y mueren era lo mismo. En primer lugar no es lo mismo, la lógica que se esconde tras el argumento sobre el fallecimiento del matador es: si entras a una plaza a hacer sufrir a un animal y este intenta defenderse, solo tu eres el responsable de lo que te pueda pasar, eres tu quien asume un riesgo innecesario donde torturas a un animal que lucha por su vida, si mueres solo será consecuencia de tus propios actos. Si alguien que practica Fórmula 1 o paracaidismo muere no se merece morir, asume un riesgo si, pero la principal consecuencia de sus actos no es la muerte de otro ser vivo por lo tanto su propia muerte se debe a un fallo de los medios que se pusieron por su propia seguridad.

Para los que expresaron su alegría por la defunción de Barrio (o al menos a la mayoría) lo único que ocurrió es que se hizo justicia del modo más salomónico posible. Como en la ley gitana, si matas te matan. Para los que consideran que una vida humana tiene el mismo valor que la de un animal (a esto en ética se le llama postura antiespecista) que alguien que se dedica a asesinar y torturar reses por diversión es alegrarse no de la muerte en sí, si no de que esa persona ya no podrá hacer más daño a otro ser vivo y hacer un espectáculo de su sufrimiento. Entender esta línea de pensamiento no significa apoyarla, pero si evitar acusar a los demás de cosas que ellos nunca han dicho, de evitar discusiones sin sentido. Mientras se acusan unos a otros de intolerantes y de bárbaros se pierde el intento de entender y comprender, algo sumamente necesario para poder establecer un juicio y entablar una discusión que no se limite a un “eres malo y eso que has dicho eres malo” y “el malo eres tu por defender a matador”.

Quizá debería preocuparnos más que se condene y se haya dado tanta importancia a las reacciones de la muerte de una sola persona y no se la demos cuando más muertes se producen fuera de nuestras fronteras. Quizá debería preocuparnos que no nos importa la dignidad como seres humanos, como algunos enarbolan contra otros, cuando vemos bien alegrarse por la muerte de un terrorista, de un violador o de un maltratador y no de alguien que ha dedicado su vida a hacer sufrir a otros animales ¿y si en vez de con toros lo hubiera hecho con perros? Quizá debería preocuparnos que algunos de los que piden respeto y honor por el fallecimiento de un matador no la pidan por la del obrero que pierda la vida por falta de medidas de seguridad o por las de cualquier otro trabajador que no tenía culpa de nada. Quizá debería preocuparnos que le demos más importancia a lo que personas anónimas digan en las redes sociales y no lo que una figura pública como Gabriel Picazo se refiriese a un partido político diciendo “Os queremos convertir en abono para las cunetas” ¿no incita eso más al odio y al honor? ¿no tiene más sentido defender antes los derechos de los vivos que los de los muertos?

También debemos de pensar hacia quien dirigimos nuestra empatía. Por naturaleza estamos “programados” para sentir el dolor de los de nuestra propia especie y en menor grado por los animales que comparten más rasgos físicos con nosotros. Es decir, seremos más empáticos con un mamífero como un gato o un perro que con una araña o una oruga. Pero al igual que la empatía es un mecanismo natural para la supervivencia de la especie la cultura también lo es, es un mecanismo intrínseco de la especie humana. Como todo lo que deriva de la naturaleza las cosas tienen que cambiar, no siempre todo funciona en todos los entornos. Por cultura y por tradición en Esparta se abandonaba a su suerte a los niños que nos coincidían con el canon esperado (eso o algo peor). Por cultura y tradición se perseguía a los diferentes físicamente por tener cualidades mágicas o diabólicas. Y así muchas otras atrocidades que por fortuna se han extinguido en su gran mayoría. El ser humano de hace dos mil años no es el mismo que el del presente, al igual que tampoco lo es el de hace cien años y el de ahora. Necesitamos adaptarnos a nuestro tiempo, a nuestras necesidades. Desarrollar una empatía mayor hacia otros seres vivos es una respuesta a empezar a entender que necesitamos de los otros animales para no cargarnos nuestro ecosistema y por lo tanto nuestra propia supervivencia.

Esa empatía es algo natural en nosotros mismos. Esa empatía nos pide que extendamos nuestras emociones de dolor cuando otros lo sienten y esto ya no solo se limita a nuestra especie. Nuestra propia evolución, tanto cultural como natural, nos pide ser más compasivos, por nuestro propio bien, por nuestra propia supervivencia. Somos más propensos a sentir empatía por las víctimas que por los verdugos. Es normal que se sienta más tristeza y más rabia por todos los toros asesinados en lo que algunos llaman fiesta y cultura que por un matador que ha fallecido ante un animal que solo buscaba su supervivencia. No nos hace menos humanos sentir más dolor por el toro que por el matador, nos hace más compasivos, más empáticos. Al igual que sentimos más dolor por la víctima de violencia de género que por el maltrador, aún cuando los dos hayan muerto. Sentir más pena, más dolor, más ira, etc. por la víctima que por quien comete el crimen es natural en nosotros. El matador aquí no es la víctima de nada, el animal sí.

Hoy por hoy y si me preguntan yo no he llorado ni lloraré por la muerte de Víctor Barrio. Tampoco puedo sentir pena o lástima, si por sus familiares, que han perdido a un ser querido y conozco muy bien esos sentimientos. Pero no puedo sentir empatía alguna con un ser que dedicó su vida a maltratar a otro ser vivo hasta su muerte e hizo de ello su profesión. No puedo sentir empatía por alguien a quien considero un sádico y un desalmado, no puedo llorar por ellos. Solo puedo sentir alegría de que ya no hagan más daño, de que haya en el mundo alguien menos dispuesto a hacer espectáculo del sufrimiento de otro animal, y es alegría de eso y no de su muerte en sí. Hoy por hoy si me preguntan por quien lloro no puedo responder que por el matador, yo lloro por los que han perdido a alguien querido, lloro por toda esa sangre inocente, esa sangre animal, que ha sido derramada por un supuesto arte y un espectáculo tan retrógrado como las peleas de perros, de gallos o el propio circo romano. Lloro por el intento de querer quitarnos nuestra libertad de expresión y por el intento de infundirnos miedo por decir lo que pensamos y lo que sentimos.

Máster en Filosofía, Blogger, Arstista Multidisciplinar, Cool Hunter, Estilista, Vegano, Eco-feminista.

Conversaciones con @perradesatan: Abortamos La Misión

“Pasajeros con destino a Londres procedan a embarcar en Aborto Airlines, su viaje más seguro para la interrupción voluntaria del embarazo tras la Prohibición Gallardón. Nada más desembarquemos nuestas azafatas les llevarán a la zona de ATS para que las preparen para la operación.” Viendo como van las cosas en este país sobre el tema del aborto, creo que ese será un futuro más que plausible, aunque espero que no, las aerolíneas low cost puede hacer su agosto con ofertas abortivas. Sobre al aborto hablo con @perradesatan en esta conversación.

Alex: Querida Perra de Satán, menos mal que te has ido de España, que aquí la cosa cada vez está peor. Lo último es Gallardón y sus ganas de volver a una ley obsoleta sobre el aborto. Ahora la mujer pasa a ser casi como una especie de enferma mental que no sabe lo que quiere o lo que no. Todo esto en un afán de arruinar vidas, tanto la de la madre, como la del hijo por un afán de que toda forma de vida es sagrada, que por otro lado son los mismo que defienden la tauromaquia, por lo que en realidad solo es sagrada la forma de vida que a ellos les da la gana. Tu que estás en Londres podrías ir planteándote aquello de montar una clínica especializada en la interrupción voluntaria del embarazo, tal y como ocurría en la época de Franco.

@perradesatan: Pues mira, la sanidad nunca ha sido lo mío y las cosas con sangre menos aún, pero la verdad es que todo esto, visto desde fuera, parece de chiste. El otro día veía yo un documental sobre el papel de la mujer en el cine español en el que hablaban de varias películas que mostraban la situación de la mujer española que venía a abortar a Londres en los 70 y cuando te paras a pensar en que eso ya no es de cine de barrio nunca más, sino que puede empezar a ser una realidad en nuestro país dentro de poco… pues de verdad, ni a Azcona se le hubiera ocurrido.

Alex: Es que yo no sé en cabeza cabe aprobar una ley que nos sitúe años atrás. ¿Tan valiosa es una vida que ni siquiera puede sufrir? Porque por muy sagrada que sea esta el feto no siento dolor. Yo no se que esperan al intentar preservar la vida si luego no va a haber medios para mantenerla dignamente, pero claro ellos dicen que existe la adopción, que yo no dudo que un niño en un orfanato no pueda ser feliz, pero creo que necesita una familia, familia que por otro lado ellos sacan a relucir en cuanto puedes para cortar otro tipo de libertades. ¿Pero tan insensata pueden creer a una mujer para que haga falta un ejercito de jurisprudencia para que no se tome una mala decisión? ¿Qué clase de pensamiento permite eso?

@perradesatan: Yo creo que estamos viviendo un momento de recesión en muchos aspectos. Lo de la ley del aborto no es sino otra consecuencia de esto. No obstante, el PP no debería habernos pillado de sorpresa porque es algo que ya dijo que iba a hacer si ganaba las elecciones, y las ganó justamente, lo cual quiere decir que, teóricamente, sus votantes estaban a favor de que se hiciera algo así.

Pero lejos de que estemos en democracia y haya que aceptar el voto de la mayoría, hay una serie de cosas que deberían estar por encima de los partidos políticos y de las derechas e izquierdas. Y un buen ejemplo de esto es el tema del aborto. La reforma que quieren hacer ya no es que nos haga retroceder, es que anula a la mujer. Simbólicamente, lo que esta ley quiere decir es “que el hombre haga lo que quiera, pero la mujer que apechugue, que para eso está”, porque no olvidemos que para concebir un hijo hacen falta dos, sin embargo toda la responsabilidad recae sobre la mujer, y al hombre no se le legisla.

Alex: Es que la mujer en estos casos no debería quedarse sola, si follas, y perdón por la palabra, tienes que asumir todas las consecuencias de ese acto. Pero una cosa es hacerlo sin protección ni precaución ninguna y otra que las tomes y que estas fallen y que solo por una ley cambie tu vida para siempre, porque esos métodos no son completamente seguros, a este paso acabaran prohibiendo hasta la pastilla del día después. Los estados deben de abstenerse de querer controlar la elección individual de las personas sobre su sexualidad, y eso incluye el de si deben o no tener un niño, es una atentado contra la libertad de las personas, pero sobre todo de las mujeres.

A mi lo que más miedo me da es que se diga que toda vida es sagrada que no se la pueda tocar para nada por que el nasciturus ya tiene una dignidad y unos derechos, unos derechos que en el momento en que nazca se van a ver seriamente reducidos por las reformas de este gobierno. No creo que sea mejor traer al mundo a un niño que sabes que no vas a poder mantener, que no va a recibir una buena educación y que no tendrá unas buenas condiciones de vida, eso me parece mucho más cruel que abortar por muchas dignidades y derechos que el feto pueda tener.

¿Quién se va a hacer responsable del sufrimiento de ese niño? El gobierno está claro que no, y seguro que ahora podría saltar alguien con aquello de que se puede dar en adopción o que si no quieres tener hijos pues no mantengas relaciones. Frente a lo primero creo que tengo que decir que un niño puede ser feliz sin padres pero creo que lo sería mucho más con ellos, la familia (ya sea en el formato tradicional, monoparental o de padres del mismo sexo) es necesaria para un desarrollo completo del niño. Frente a lo segundo creo que está demostrado que aceptar el sexo como algo normal, volverlo a naturalizar y tener en cuenta los placeres del mismo es algo que ya tenemos que tener muy asumido, creo que existen los medios necesarios para que se pueda disfrutar del mismo sin mayores consecuencias que un orgasmo.

@peradesatan: Esta nueva reforma de la ley del aborto es que no hay por donde cogerla. Supongo que es un “se nos ha puesto en los cojones” o más bien un “es que la Iglesia nos vota y nos hace campaña muy bien” porque es absolutamente injusta y pone a la mujer en una posición totalmente inferior a la del hombre. Cuando un preservativo falla, la culpa no es del hombre ni de la mujer. Son cosas que pasan. Pero el hombre tiene el privilegio de simplemente desaparecer, mientras que la mujer tiene la obligación de tener ese hijo.

El pasado sábado 22 de marzo hubo en Londres una manifestación organizada por varias asociaciones inglesas en defensa de los derechos de la mujer y en contra de la ley de Gallardón. Esta reforma ha impactado fuertemente en Europa, ya que un tema como ese, en una sociedad moderna, ni siquiera entra a debate. Lo que pasa que… claro… ¿es España una sociedad moderna?

Alex: Está clarísimo que España no es un país moderno, y todos los visos de modernidad que hayamos podido tener se nos han escapado con este gobierno que tiene una gran clientela en la Iglesia. Se ha dicho durante mucho tiempo que España es un país que no ha tenido modernidad, que no se le han planteado muchos de los problemas que otros países si que han tenido y que por eso muchas veces damos pasos en falso. Pero es que esto que se propone hacer Gallardón no es un paso en falso es un paso hacia un error que arruinará miles de vidas.

Interrumpir un embarazo, que es lo que es el aborto, implica la expulsión, y por consiguiente, la muerte del no nacido. Ellos plantean que esto es un asesinato, pero desde la ética y la moral incluso ese planteamiento es muy cuestionable. Por otra parte acabar la gestación no es una obligación en el sentido estricto de la palabra, la maternidad no es un deber universal ¿te imaginas que ahora la ley penalizara a las mujeres que no tiene hijos? La decisión de continuar o detener el embarazo es algo difícil, pero corresponde a la mujer, que tiene una autonomía plena y con los mismos derechos que el resto de los ciudadanos en las cosas que afecten a su salud y a su vida, y recuerdo que la salud también incluye la mental y la emocional.

@perradesatan: La verdad es que desconozco bastante cómo está la situación mundial a este respecto, pero por ejemplo, aquí en Reino Unido no conciben que no exista una regulación del aborto. Porque eso es lo malo: las mujeres van a seguir abortando, pero ahora sin en amparo de la seguridad social. Las ricas, ¡conmigo a Londres! y las pobres, pues… mira, prefiero no pensarlo. Espero que la cosa no salga para adelante o que Europa intervenga, porque me parece una de las mayores atrocidades que ha hecho este Gobierno, y mira que las ha hecho gordas.

Alex: A este paso acabaremos como Nicaragua, que desde el 2008 prohíbe cualquier tipo de aborto, y ya sabemos como ha sido siempre nuestro país para compararse con Latinoamérica en cosas de modernidad. La OMS todavía no ha adoptado una posición firme al respecto pero en un informe de 1995 insistía en que se trata de un serio problema de salud pública; las consecuencias para la salud y la vida de las mujeres puede ser muy graves, y por ello secunda como mínimo lo que se defendió en la Conferencia de Nairobi de 1987. Allí se dijo que por razones humanitarias debería facilitarse el tratamiento de mujeres en casos de aborto séptico junto con un asesoramiento adecuado en educación sexual. Osea, que para evitar situaciones peligrosas lo mejor es que haya una regulación médica, sobre todo por el bien de los que no tienen recursos.

Pero en todo el mundo se ha tenido siempre este debate, volviendo a lo de Nicaragua, ellos piensan que toda vida, desde el momento de la fecundación ya es humana, con todo lo que eso implica. Estos tipos, por no llamarlos de otra forma, dicen  que los seres humanos tenemos un valor intrínseco, y que este no es gradual, que no depende del desarrollo del embrión, sino que es un valor absoluto. Estos son los mismos que en España menosprecian ese valor recortando en otras leyes que permitirán dar una vida digna a esos niños, porque si una madre no puede mantener al niño y el estado al final le acaba obligando mediante la ley, el estado no ayudará a cuidar de ese niño, y hacer sufrir a alguien así me parece demasiado cruel. Yo me posiciono en una visión gradualista, los seres humanos tienen un valor intrínseco, solo que este es gradual, depende del grado de desarrollo. Por lo tanto la protección de la vida también tiene que ser gradual, del mismo modo que defendemos antes a un ser humano que a otro animal, no podemos pretender que los derechos sean iguales antes y después del nacimiento.

En caso de conflicto entre los intereses y la salud de la embarazada, una persona real, estos tienen que tener prioridad sobre los del no nacido, aunque aceptemos que este es un ser humano en fase de desarrollo. El aborto no es algo deseable, no es como una operación de cirugía estética, como parece que quieren pintar con la nueva ley, es un mal menor. El dilema ético que esto plantea es si causar daño al no nacido o daño a la madre llevando adelante un embarazo no deseado. La maternidad implica muchas obligaciones, pero ser madre no es una obligación de por sí, las mujeres tienen que tener capacidad para poder decidir sobre sus embarazos, en especial cuando estos son no deseados. La conducta maternal es algo complejo, va más allá del embarazo y el parto, y los debates sobre el aborto deben tenerlo en cuanta. Hace falta una perspectiva amplia, más allá de los tres, los seis, los nueve meses y más allá de los derechos. ¿Tu abortarías? ¿En que caso lo harías?  

@perradesatan: Yo hoy por hoy abortaría, por supuesto que sí. No tengo un trabajo, no tengo donde vivir (cuando vuelva a España volveré a casa de mis padres) no tengo pareja, y sí tengo planes de futuro a largo plazo que, el hecho de ser madre en este momento, tirarían por la borda. Y además pienso que sería una experiencia horrible, sobre todo a nivel psicológico. Según está el tema ahora supongo que las consecuencias psicológicas serían mucho peores que las físicas. Seguro que tendría que ocultarlo y me haría sentir muy culpable, pero no podría no hacerlo.

¿Y tú qué piensas de todo esto, mirando hacia un futuro próximo? ¿Saldrá la cosa adelante, conseguirán parar la ley? ¿Tendrán que intervenir organismos de fuera de España? ¿O se quedará todo como está hasta que llegue otro cambio político (ojalá muy pronto) y vuelvan a marear otra vez la perdiz?

Alex: Si reconocemos la capacidad de la mujer como un ser racional, no podemos pensar de otra manera a estas alturas de la película, y como agentes morales competentes y ciudadanas de pleno derecho, ellas tiene todo el derecho de decidir sobre su salud, su vida y también sobre su reproducción. No se trata de tener propiedad sobre el propio cuerpo, como muchas feministas de nueva ideología han proclamado, sino de tomar decisiones con plena autonomía, como reconoce la propia ley del paciente.

Esta claro que nadie ni nada ha de morir injustamente, pero tampoco existe la obligación de ceder el uso del propio cuerpo para salvar o mantener la vida de otro ser vivo. Casi todos los argumentos en contra del aborto son débiles y desde el punto de vista de una ética normativa, que es lo que deben utilizar para hacer las leyes, es mejor no arriesgarse con ello, pues solo darán problemas. Pienso que todo esto es solo una cortina de humo para enmascarar problemas más graves de los que tiene la culpa el gobierno y así si nos quejamos por esto, no nos quejaremos por las otras atrocidades. Creo que en caso de que llegará a aprobarse, o casi, la ley habría algún organismo europeo que intervendría, como de hecho parece que se ha hecho pero sin ningún comunicado oficial. De todas formas, las leyes no deberían cambiarse por el simple hecho de que ahora estén los de la rosa, los de la gaviota, los del pepino marino o los de Voldemort, las leyes son necesarias para la sociedad, no para el uso de los partidos políticos. Si no nada más hay que ver lo bien que nos va en educación con tanto politiqueo.

@perradesatan: Cortina de humo y país católico. Creo que el problema con el tema del aborto en España radica única y exclusivamente en el poder tan grande que aún sigue teniendo la Iglesia hoy en día. Y ya me jode a mí que sin creer en un Dios en concreto, me toque, por ley, acatar sus normas.

Alex: Pero que van a saber ellos de lo que pueden o no pueden hacer las mujeres si todavía las tienen en sus cocinas haciendo pastas, cosiendo y todas esas cosas que los frailes, curas y monjes no hacen porque las novias de Cristo lo pueden mejor. La solución aquí, la única y más democrática esta por desvincularse oficialmente de cualquier religión, que una cosa es llevarse bien con las confesiones y otra muy distinta hacer sus dogmas ley. Espero que al final esta bochornosa ley no salga adelante que ya bastante tenemos encima con lo que tenemos. 

Como la cosa no cambie nos veo montando unas “Aborto Airlines“, yo sacándome un título de ATS y diseñando unos uniformes de azafata a lo Britney Spears en Toxic para llevarnos a las chicas a Londres a abortar.

Un abrazo, que de momento no nos los han prohibido.

@perradesaran: Un placer volver a charlar contigo, Alex. ¡Y si hay que montar Aborto Airlines, se monta!

Máster en Filosofía, Blogger, Arstista Multidisciplinar, Cool Hunter, Estilista, Vegano, Eco-feminista.

Conversaciones con @perradesatan: “¡Vivan los toros!”

Habrá alguno que ya solo por el título se imagine cosas que no son de esta conversación con @perradesatan. En este caso sí que hay que tomarse literalmente la expresión ya que de lo que vamos a hablar hoy, es sobre que los toros deben vivir. Charlamos sobre las tradiciones, la educación y los derechos de los animales. Pega la oreja, o en este caso, lee, nuestra conversación sobre los toros.

@perradesatan: No te lo vas a creer, pero cuando yo era pequeña era más taurina que El Juli. Me crié en un pueblo de Zamora que se llama El Maderal, donde pasaba muchísimos fines de semana y todos los veranos en la casa de mis abuelos, y menudos tours taurinos que nos metíamos para el cuerpo. Todos los veranos nos recorríamos las fiestas de los pueblos aledaños (Argujillo, El Cubo, San Miguel, Fuentesauco, Villamor…) para ir a ver las corridas, los encierros y los desenjaules, y ya siendo yo más mayor, que se pusieron muy de moda de repente, los concursos de recortes. Y qué quieres que te diga, ¡me lo pasaba yo teta!

Alex: ¡Por todos los dioses! No me digas ahora que eres taurina. Se qué la educación hace mucho en los niños y que según les enseñes que cosas están bien o mal así serán de mayores y aplicarán esos criterios, pero me esperaba de ti otra cosa. ¿Cómo te podía gustar un espectáculo en el que claramente se veía que se mataba a un animal y que el pobre se desangraba? Desde el punto de vista de la ética solo podría permitirte que te gustasen los toros si estabas en la época preconvencional, es decir, hasta los 8-10, años cuando solo te preocupas por ti mismo, dependes de los demás y aceptas las convenciones del entorno. ¿Cuántos años tenías?

@perradesatan: Pues más o menos esa fue la edad. Ahora hay mucha más conciencia social con lo de la fiesta taurina, pero yo creo que con cinco o seis años mis abuelos ya me llevaban a los toros sin problema ninguno. Es más, recuerdo que si eras menor de seis años entrabas gratis a las plazas de toros, así que era perfectamente normal llevar a los niños a disfrutar de la fiesta nacional. Al pueblo dejé de ir con unos doce o trece años, y una de las razones por las que ya no quise volver fue porque, yo solita, desarrollé un rechazo a las corridas que, hasta cierto punto, me daba vergüenza explicar. Vivía en un ambiente tan taurino que llegué a sentir miedo de expresar mi opinión.

Alex: Menos mal que me has dicho eso, ya tenía miedo de tener que hacerte unfollow y todo. Yo desde los diez u once años ya tenía conciencia de todas las barbaridades que se le hacen a los animales, con esa edad ya me costó que mi madre me quisiera dejar vivir como un vegano. Lo bueno es que soy igual de cabezón que ella y al final y tras unas visitas a la nutricionista aceptó dejarme no comer animales pensado que sería una cosa temporal. Pues por el momento esa cosa temporal va por los nueve años. Sé que no es lo mismo ¿pero como viviste tu lo de tener una opinión antitaurina en un ambiente totalmente a favor? Yo al menos he tenido suerte de que mi madre al final era comprensiva.

@perradesatan: Pues realmente nunca tuve que enfrentarme a mi familia ni nada por el estilo. Simplemente dejé de ir al pueblo y como estaba en edad de empezar a tener mis amigos en Zamora fue todo como muy normal. Mis abuelos siguen igual de a tope con los toros y yo tampoco me pongo loca con ellos, es algo que respeto y prefiero hacer como que no existe. Creo que lo pasé tan mal cuando me di cuenta de lo que realmente se hacía en una corrida de toros que es un tema que no me gusta tocar mucho.

Alex: Ese es el problema con las cosas de los animales, es más fácil mirar a otro lado en vez de enfrentarse a ello y pensar que si te incomoda es porque en el fondo hay algo en tu interior que te dice que no está bien. Es como lo del Toro de la Vega, que ha sido hace unas semanas. Solo se habla de ello el mismo día, dos o tres días antes y lo mismo pero después, es como si el resto del año no hubiera crueldad animal, solo cuando es una cosa demasiado exagerada como lo de Tordesillas es cuando se pone la voz en el cielo. El resto del año sigue habiendo corridas de toros, incluso el Gobierno quiere convertirlos en patrimonio cultural. Parece mentira que estando a estas alturas se sigan defendiendo tradiciones inhumanas. Un pobre animal que se ve acorralado, pinchado, atacado y que lo único que intenta es defenderse inútilmente, luego si le pasa algo al torero la culpa es del toro… Sé que es un tema incómodo y que si nos ponemos a pensar nos llevará a plantearnos muchas cosas, pero es que si no tenemos compasión por un animal que no entiende de cosas humanas, ¿qué nos llevará a tenerla por otro ser humano que no entienda de las razones ajenas?

@perradesatan: Tienes razón. Pero fíjate que yo a este problema le veo difícil solución. A muchos, como a mí, nos da pena, pero no hacemos nada por cambiar la situación. Como mucho escribir dos tweets y firmar un change. A los que de verdad se mojan y luchan activamente por los derechos de los animales de les ha creado una imagen de “piojosos” para poner a la sociedad en su contra, y el resto de españoles está encantado con los toros. A mí eso es lo que de verdad me preocupa, personas “bien educadas”, con “valores”, que disfrutan, aplauden y defienden una buena corrida de toros.

Alex: Eso es lo triste, que todavía seguimos anclados en los clichés de décadas pasadas. A mí me puedes ver en cualquier manifestación por los derechos de los animales, y de piojoso no tengo nada, todo lo contrario, siempre destaco sobre el resto porque soy el que más arreglado voy siempre. El problema reside en que desde pequeños nos han enseñado a ser demasiado conformistas, no buscamos cambiar nuestro entorno porque siempre nos han dicho que es difícil, que solo lo pueden hacer unos pocos o porque se tarda mucho. La realidad es que con pequeños cambios, siendo constante y luchando en cada momento se puede conseguir lo que se quiera. La educación es la base de todo, si desde pequeños nos enseñan a tener respeto por las demás personas, sean como sean, por los animales porque somos responsables de que sufran o no cuando interactuamos con ellos, creo que se podrían evitar muchas de estas salvajadas. Lo malo es que en la educación siempre se enfrentan tradición y evolución.

@perradesatan: Muy fan de “soy el que más arreglado voy siempre”. No sé cómo estarán las nuevas generaciones porque estoy bastante alejada de ellas, pero sin duda alguna es un problema de educación. Si educas a una persona en la aceptación como “norma” el maltrato animal, luego no le puedes pedir que deje de pensar así. Y los grandes cambios en educación ya sabes de dónde vienen, de un Ministerio al que le encantan los toros y de un Gobierno que ve en ellos una manera de sacar dinero y votos, que, al fin y al cabo, es lo que importa.

Alex: Es verdad, yo voy arreglado a todas partes, mi madre me ha dicho que tiene miedo de cuando vaya de boda o algo, porque ya iré en plan Madonna con los conos o cosas así. Pero bueno, volviendo a lo nuestro, la educación no es solo lo que se da en el colegio, que en España estamos muy mal enseñados en ese aspecto. La educación es lo que se da también en casa, mira tu caso, que te inculcaron alegría por ir a ver los toros. Como dijo Starhawk en La Danza en Espiral: “¿Cómo amamos a todos los niños? No sólo a nuestros hijos, no sólo a los que se parecen a nosotros o tienen recursos, no sólo a los niños humanos sino también a las crías de los pájaros, los salmones y los árboles de secoya. Cuando amamos a todos los niños, cuando ese amor es verdaderamente sagrado para nosotros en el sentido de ser sumamente importante, entonces tenemos que actuar en el mundo para representar ese amor. Estamos llamados a hacer de la Tierra un lugar en el que todos los niños puedan desarrollarse plenamente.” Esto es claramente un texto religioso de una religión de la tierra, pero la idea de la compasión, la idea de que con amor y respeto hacia todo lo viviente y sintiente el mundo mejora para todos es lo que realmente es valioso. 

@perradesatan: Yo me refería a algo más grande, a la educación de la sociedad, a los valores culturales. Porque por mucho que tú a tu hijo en tu casa le digas “no al maltrato animal”, él va a ser libre de pensar lo que quiera, al igual que en mi casa se va a los toros y yo fui libre de alejarme de eso. De esto solo nos libra un cambio radical, que dudo mucho que llegue a darse, al menos a corto plazo. Aunque… agarrémonos a aquello de “la vida te da sorpresas” por la cosa de no perder la esperanza.

Alex: Es significativo que cada vez hay más vegetarianos, más sociedades en defensa de los derechos de los animales y leyes que intentan velar más por eso. Pero si tenemos en cuenta que la población sigue creciendo el número de personas que se dan cuenta de estas cosas sigue sin ser muy grande, aunque lo cierto es que cada vez es mayor. Yo tengo la esperanza de que se les reconozcan los derechos a los animales, no porque ellos los tengan, les da igual, son una invención humana. Reconociendo el derecho de los animales nos volvemos más humanos, más compasivos y más tolerantes con todo nuestro entorno.

@perradesatan: Yo creo que lo bonito sería que ni se tuvieran que reconocer. Pero hasta que eso ocurra, ojalá que a alguien que de verdad tenga poder para hacer algo le preocupe un poquito este tema.

Tomando como ejemplo mi historia personal con este tema me parece bastante triste que no sea la propia gente la que se dé cuenta de que lo que están haciendo o viendo es una salvajada, y que la única solución para acabar con algo así sea la prohibición.

¿Podemos mirar al futuro esperanzados?

Alex: Yo creo que sí, la gente cada vez está más concienciada, aunque siga habiendo gente que luche por ello porque dice que es tradición o cultura, hay que recordar que en su momento también fue cultura quemar mujeres, decapitar a gente en la plaza y todo eso con gran número de personas como público. Hay tradiciones que se deben de perder porque ya no son útiles o son fruto de la ignorancia. Esta es una de las más terribles de todas ellas.

Ahora solo podemos esperar lo mejor, tener esperanza; pero tener esperanza no significa quedarse de brazos cruzados a ver si las cosas cambian, por muy poco que sea debemos intentar cambiar las cosas.

@perradesatan:Me he contagiado de tu esperanza. Yo, en principio, voy a empezar a hacer por la lucha activa en vez de pasiva y a estar más informada. ¡Ponme al día en cuanto nos veamos!

Nuevamente, un placer tener una pequeña conversación contigo. Eso sí, no me pidas nunca dejar de comer jamón serrano.

Alex: Me alegra poder tocar la fibra de la gente por una buena causa y tranquila que no te pediré que te hagas vegana, no todo el mundo puede afrontar un cambio tan grande.

El placer es todo mío, no siempre se puede hablar con alguien como tú. Disfruta de tus días.

Máster en Filosofía, Blogger, Arstista Multidisciplinar, Cool Hunter, Estilista, Vegano, Eco-feminista.