Janelle Monáe – Electric Lady

Parece que Janelle Monáe va a dar fin a una etapa en su carrera, las partes cuarta y quinta de su serie Metropolis, inspirada en la película del mismo nombre de  Fritz Lang. Con estas dos piezas, que forman The Electric Lady, su segundo álbum, se acerca el fin de su obra de siete actos cuyas partes octava y novena cada vez se proveen más cerca. Así con Electric Lady, el cuarto single, y parece que el último de este disco la cantante marca un punto y aparte en lo que ha sido uno de sus trabajos más aclamados tanto por parte del público como por la crítica que siempre ha elogiado el concepto tras las canciones como la música en sí misma. Con una idea original y un estilo propio Janelle Monáe ha sabido hacerse un hueco en el mundo de la música de una forma magistral, con The Electric Lady ha alcanzado puestos muy altos en todo el mundo en las listas de discos más vendidos. Tras participar en un proyecto de Pepsi para el mundial de fútbol y en la banda sonora de Rio 2 parece que quiere dar por finalizada esta etapa de su proyecto Metropolis con Electric Lady donde le canta a Cindi Mayweather, su androide mesiáncio que lucha contra The Great Divide en sus viajes en el tiempo para acabar con la esperanza y el amor. La canción ha sido escrita por la propia cantante, Nathaniel Irvin III, Charles Joseph II y Roman GianArthur Irvin y ha sido producida por este último, Monáe y Wonder & Lightning. Aquí Cindi Mayweather se vuelve el modelo a seguir por todas las mujeres en una liberación del mundo por medio de feminismo. Un sonido algo retro que combina elementos de jazz, rock y pop para crear un vehículo perfecto a una letra muy pegadiza. El director

Leer Más ➤

Conversaciones con @perradesatan: «Si profesor, mi profesor»

Si pensamos en profesores nos vienen a la mente nombres tan míticos como la Señorita Rottenmeier de Heidi, John Keating de El Club de los Poetas Muertos, Dumbledore o Snape de Harry Potter o tantos otros que han poblado la ficción. Pero los profesores no solo han tenido un papel importante en estas obras, si no también en la vida de todos y cada uno de nosotros. Tanto Miss Perra como yo estudiamos carreras de humanidades, de las que todo el mundo parece tener la concepción de que tenemos que ser profesores, ella de hecho si que tiene esa vocación, yo en algún momento la tuve, pero ahora no estoy tan seguro de seguir teniéndola. @perradesatan: Hola Alex, ¿cómo va todo? Yo la verdad es que estoy pasando unos días de echar de menos un montón España, y es que como mi vuelta «definitiva» está a la vuelta de la esquina… yo creo que el verlo tan cerca me está poniendo un poco más nerviosa de lo normal. Parece que se acabó mi primera experiencia como emigrante y la verdad es que ha merecido mucho la pena, ya no solo por todo lo que he visto, toda la gente que he conocido y todo lo que he aprendido sino, sobre todo, a nivel personal. Me ha servido para ordenarme un poco la cabeza y pensar mejor en qué es lo que quiero para mí y para mi futuro. Como ya sabrás, mi vocación, desde que era pequeña, ha sido la enseñanza. Así acabé estudiando Filología Hispánica y aunque no me apetecía meterme en un colegio/instituto tras acabar la carrera porque quería probar suerte en otras áreas que me interesan, seguía convencida de que la educación era lo mío. Hasta que emigré. Y viendo cómo está el panorama en otros países, se me

Leer Más ➤

Mi primer año de Universidad

Parece que fue ayer cuando aún estaba haciendo la Selectividad, los nervios me recorrían y aunque tenía muchas esperanzas en aprobar aún había en mi interior una pequeña dudita de si podría o no entrar a estudiar la carrera que a mi me gustaba. Y aquí estoy, un año después de haber terminada el instituto, haber dejado atrás el bachillerato y otras muchas cosas, algunas de las cuales ya echo de menos. La facultad de Filosofía vista desde lejos Aún recuerdo la de vueltas que di y la de veces que me toco venir a Salamanca para hacer la matrícula y es que yo antes vivía en Zamora; menos mal que entre Zamora y Salamanca hay una línea regular de autobuses cada hora. Utilizando esa misma línea de autobuses llegue a mi primer día en la facultad, aún recuerdo aquella presentación aburrida e interminable y nuestra primera clase, porque ese mismo día ya empezamos con el temario. Al principio fue un poco chocante que empezáramos tan pronto, pero luego me di cuenta de que esto ya no era el instituto, ya se nos empezaba a tratar como adultos. El primer cuatrimestre me lo pasé viniendo a clase en autobús todos los días me chupaba una hora y algo de viaje para venir a clase y otra hora para volver a casa. Aún recuerdo las veces que perdía el autobús, los madrugones a las 6 de la mañana para llegar a clase a las nueve, los días que me tenía que traer la comida en un taper por que tenía una o dos horas de clase por la tarde. Un sin fin de cosas que añadían algo más de estrés al típico y normal del universitario corriente. Pero tampoco estuvo tan mal la experiencia. Con algunos de mis compañeros de clase Una de las cosas que me

Leer Más ➤

Empieza la Universidad

Hoy ha sido un día que deberé recordar el resto de mi vida, pues hoy ha empezado una nueva etapa para mí. El martes 26 de Septiembre de 2011, ha 29 días de cumplir los 18 años, he empezado la Universidad. Hoy comienzan mis estudios en el Grado de Filosofía de la Universidad de Salamanca. La verdad es que tenía unas expectativas bastante malas con respecto a este día, sobre todo después de la particular odisea que pase el viernes pasado. Fui por la mañana pensando que podría matricularme y abrirme una cuenta en el banco. Bien al banco hasta que conseguí que me abrieran la cuenta pues muchas horas pues todavía no tengo los dieciocho años y entre unas llamadas y faxes al final me pude abrir mi cuenta universitaria. Para la matricula no tuve tanta suerte pues llame el día anterior y me dijeron que no hacia falta que pidiera cita en secretaría para echar la matrícula, al final me fui para casa con el sobre de la matrícula y todavía estoy a espera de poder matricularme el miércoles aunque según la de secretaría no tendré ningún problema con las plazas. Luego me perdí varias veces yo solo por Salamanca y lo que es peor estar con un par de amigas y perderme y perderlas a ellas en un momento y pasarlo mal durante un par de minutos, pero bueno al final no estuvo tan mal el día. Al despertarme esta mañana tenía unas expectativas bastante malas. Llegue a pensar desde que íbamos a ser 3 en clase hasta que no iba a hablar con nadie y que iba a ser un marginado o cosas por el estilo, vamos que perdí mi optimismo natural. Pero luego no paso nada de eso. Nada mas llegar a nuestra aula de

Leer Más ➤