Lo hipster es muy mainstream

De un tiempo a esta parte el mundo hipster cada vez abunda más y más. Es salir a la calle o salir de clase y darme una vuelta por la facultad y encontrarme con más de uno, si y digo más de uno porque las chicas hipsters parece que últimamente brillan más por su ausencia y doy gracias a ello todos los días, aunque cuando me encuentro a uno es la más hipster del mundo, o por lo  menos eso es lo que ella cree. El hipsterismos llegó hace unos años de la mano de algunas y algunos de los eggobloggers de moda que querían ir algo distintos, alternativos e introducirse en la música indie que se puso tan de moda y que parece que ya esta volviendo otra vez a ese ambiente de alternativo, pero con él todos los modernos que se creen superiores solo por no seguir una moda, aunque luego visten como cientes y miles de personas que se han rendido a esta tendencia transformándola en algo de barbas, bigotes, jerseys de abuelo, pitillos superajustados y gorros de lana hasta en verano que recuerdan más al gorro de los pitufos porque a todos les queda enorme. Christian Lorentzen en Kill the hipster: Why the hipster must die: A modest proposal to save New York cool describe el hispterismo como un crisol mutante y trasatlántico de estilos, gustos y comportamientos, convierte en fetichismo cosas de todos los movimientos marginados de la segunda mitad del siglo XX; beat, hippie, punk, grunge, indie y parte de tiendas culturales de cada etnia urbana que no se han mezclado (y digo yo que con un buen motivo) y lo regurgita con un guiño inauténtico. En la revista Cartel Urbano dice que el hipster es un nuevo engendro cultural, pero que solo se alimenta de cultura alternativa, que se

Leer Más ➤