Archivo de la etiqueta: gafapasta

La Bella y la Bestia [Crítica Gafapasta]

Parece que Disney le ha cogido el gusto a convertir sus clásicas películas de dibujos animados en films con actores que prestan su cuerpo además de su voz para darnos una nueva versión. Desde el éxito de Alicia en el País de las Maravillas hemos visto a Maléfica, a La Cenicienta o El Libro de la Selva y ahora le tocaba el turno a La Bella y la Bestia que ha sido la película que más expectación ha creado desde Angelina Jolie interpretando al Hada Negra de La Bella Durmiente y todo debido a Emma Watson. Cuando se empezó a filtrar el rumor de que la actriz británica podría encarnar a Bella en esta nueva versión en live-action el público, sobre todo los que nacimos en la década de los 90, ansiamos el estreno para poder revivir de una forma diferente una parte de nuestra infancia.

Para todos los que nacimos o crecimos en la década de los noventa La Bella y la Bestia ha sido una de esas películas de dibujos que llenó nuestras cabezas de sueños, historias y música con letras pegadizas al igual que La Sirenita, HérculesEl jorobado de Notre Dame o Mulán. La verdad es que el listón está muy alto ya que la versión de animación de 1991, dirigida por Gary Trousdale y Kirk Wise, fue la primera película de dibujos nominada al Óscar a la mejor película y la tercera más taquillera del año de su estreno. Para esta nueva versión ha sido Bill Condon, quien ya dirigió éxitos como Chicago, Kinsey o Dreamgirls que ha querido respetar el espíritu de la primera cinta pero añadiéndole un poco más de peso en algunos aspectos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las dos películas de Disney están basadas en la versión revisada y abreviada que Jeanne-Marie Leprince de Beaumont escribió a partir de la historia original, mucho más larga, de Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve. Hay diferencias frente al cuento original pero la esencia al final acaba siendo la misma: que la belleza física o, como en el cuento, la más diestra de las inteligencias, no es tan importante como la bondad del corazón. Pero este nuevo film añade detalles a la historia de 1991 haciéndola más rica y compleja. Así la forma en la que el padre de Bella es apresado se parece más a la versión del siglo XVII, al ir a recoger una rosa para su hija, o el porque la Bestia se convirtió en un príncipe arrogante cuya actitud sería su maldición o el que fue de la madre de la protagonista. Aunque algo que era impensable que se cambiara eran las canciones que escribieron y compusieron Howard AshmanAlan Menken , respectivamente, para la versión animada. De hecho Condon declaró a la revista Attitude que la historia original es realmente una metáfora sobre el Sida. La idea vino directamente de Ashman, quien fue diagnosticado de VIH en 1988 mientras trabajaba en el largometraje, así que quiso reflejar en la Bestia su propia lucha contra la enfermedad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para Condon era algo primordial respetar la música original, ya que esta forma parte de la cultura popular y es uno de los grandes atractivos de la película. Pero además han añadido cuatro temas nuevos: Aria¿Cómo un instante se hace eterno?, que hace referencia al pasado de familiar de Bella, Días de sol, que sirve para rendirse a la melancolía de varios personajes con una sola melodía y que en la trama sirve para profundizar en los personajes y Esperándola sin más, donde la Bestia canta lo que siente su corazón. Y es que no podemos olvidar que en esencia esto es un musical y la música es algo esencial en todo esto. Los arreglos que han sufrido las canciones en comparación con el título de los noventa las hacen más actuales y más factibles a la hora de acompasarlas a las imágenes reales, que duran más que las animadas. De estas revisitaciones el número de Gastón es el que mejor parado sale de todos, mejorando incluso el inicial. Aquí si que es recomendable verla en versión original ya que en el doblaje se pierde algo de la esencia de esos momentos de canto, incluso nos sorprenderán las voces de los protagonistas como la de Emma Watson.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El reparto no lo ha tenido fácil sobre todo por aquellos que se pasan gran parte de la película siendo objetos encantados. Emma Watson interpreta a una inocente Bella a la que a querido transformar en algo más evocador. Ella siempre ha sentido una gran predilección por ese personaje, por los valores que veía en ella, en la libertad. Así se la muestra como una activista que lucha porque las niñas aprendan a leer igual que los niños y que no teme al oscurantismo y las represalias de su época. Su padre, Maurice, a quien da vida Kevin Kline, es un inventor menos chiflado que en su versión animada pero algo más ido añorando un pasado junto a su difunta esposa. Luke Evans da vida al odioso Gaston, pero con su carisma consigue hacer que ese personaje no resulte tan repelente. Josh Gad es LeFou, el primer personaje de Disney que expresa su condición de homosexual en varios guiños a lo largo de todo el film, además es menos atolondrado que en los dibujos. Y a partir de aquí es donde las cosas ya son más complicadas puesto que solo la voz y las expresiones faciales quedan del resto de actores puesto que su cuerpo aquí es obra de un ordenador. Dan Stevens es una Bestia menos salvaje en apariencia que la de 1991 pero consigue darle credibilidad a ese pasado nuevo que nos muestran del personaje. Ewan McGregor hace de un Lumière que tiene una apariencia demasiado humana para ser un candelabro; Ian McKellen es Din-Don el mayordomo; Stanley Tucci es el Maestro Cadenza el piano que sufre de caries; Emma Thompson es la Señora Potts, la maternal tetera cuya cara en esta versión forma parte de su decoración; Audra McDonald es Madame de Garderobe el armario de Bella y la antigua cantante de ópera; Gugu Mbatha-Raw es Plumette, la plumero novia de Lúmiere y que aquí tiene mucho más protagonismo que en la versión animada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como pasó con Maléfica parece que al final el guión era bastante más largo y que hubo que suprimir cierta partes para no hacer de esta cinta algo excesivamente largo. [ATENCIÓN SPOILERS EN ESTE PÁRRAFO] Aún así se añaden detalles deliciosos que ahondan en los personajes y los hace menos bidimensionales. El príncipe no es solo un joven vanidoso, sino alguien soberbio que acabó siéndolo por un padre que le educó en una falsa superioridad moral en cuanto a educación, aseo, clase… todo lo que distinguía a un noble del Barroco, época en la que se desarrolla la historia. Bella también se vuelve menos ingenua ya que descubrimos que se siente responsable de su padre porque él la tuvo que cuidar solo al morir su madre por culpa de la peste. También es muy de agradecer el peso de personajes de color y el hecho de que haya una pareja interracial entre los protagonistas (Madame de Garderobe y el Maestro Cadenza). Al igual que esos constantes guiños una sexualidad algo reprimida por parte de LeFou y que tras una escena con referencias al travestismo en otro personaje queda resulta con su propio final feliz. Además la Bestia muestra una complejidad emocional que en la versión de dibujos no mostraba. De todas formas el argumento cojea un poco por no resolver del todo bien las transiciones entre los diferentes estados de los protagonistas.

Aunque la cinta puede hacerse algo larga para el público infantil, como ya han recalcado en varias críticas, puede que sea precisamente porque el público más pequeño no sea su principal objetivo. Muchos de los guiños y referencias más oscuras que en la versión de 1991 están pesadas justo para aquellos niños que vieron la película original cuando todavía eran niños. Como siempre pasa con Disney, que una película salga de su factoría no significa que sea infantil, aunque los más pequeños puedan verla, no entenderán todo y la disfrutaran como lo harán los más mayores. Esta es una versión para los millenials, para todos aquellos que crecimos con ¡Qué Festín! resonando en nuestras cabecitas y para que los jóvenes padres puedan compartir con sus hijos la historia de una forma más adaptada a nuestros tiempos.

Donde deslumbra notablemente es en los efectos especiales y en la forma de animar a cada uno de los objetos vivientes de todo el castillo. Desde la forma en la que todo tiembla y se desmorona con cada pétalo que cae de la rosa mágica a los detalles de cada uno de los personajes. El mayor despliegue de esta artillería visual se ve justamente en uno de sus números musicales. En ¡Qué Festín! podemos ver todo un derroche de creación por ordenador donde la versión animada se queda hasta limitada en cuanto a creatividad. Pero para mi gusto se ha perdido algo de la magia en este cambio. La Bestia es menos bestia, su aspecto es más humano y afable de lo que podría resultar en los dibujos. Lumière es un candelabro con forma humana quitándole toda la gracia a que su cara fuese parte de la vela. Al igual que Plumette es convertida en una especie de plumero pájaro sin una razón más aparente que tiene plumas para quitar el polvo. De todos modos cada detalle, cada gesto, está cuidado al detalle para crear unas imágenes llenas de talento, creatividad y magia.

Pero también hay que tener en cuenta algo sobre lo que se ha hecho mucho hincapié durante la promoción de la película, sobre su papel feminista. Bella rechaza a Gastón, un hombre violente, controlador, maleducado y peludo que encierra a su padre para intentar conseguir su mano. Ella quiere leer, enseñar, ser algo más que un ama de casa y madre. Pero por un cruce del destino acaba prisionera de otro hombre violento, controlador, maleducado y todavía más peludo que también encierra a su padre. Mucho se ha hablado de que Bella podría sufrir síndrome de Estocolmo, pero nada más lejos de ahí porque Bella siempre se muestra autónoma en sus decisiones, incluso le planta cara a la Bestia cuando lo cree necesario. También se ha dicho que el mensaje que da esta historia es que una mujer joven, guapa y dulce puede transformar a un hombre agresivo en un caballero, es decir, que sería culpa de la mujer que el marido abusase de ella. Pero en esta nueva versión podemos comprender mejor a los personajes y ver que en verdad hay un poso más feminista, liberador y empoderador de lo que la versión de animación tenía.

Ya de entrada Bella rechaza a Gastón porque él la ve como un trofeo de caza, solo la quiere porque se resiste y le rechaza, lo que si es que es machista. Bella además se enfrenta a una sociedad, su pueblo, donde se espera de ella que sea una buena mujer ya que es muy hermosa pero ella prefiere leer, escaparse de las tareas de ama de casa inventando una rudimentaria lavadora o incluso enseñando a una niña a leer, cosa que parece que ya hizo antes. Así ya en la primera parte de la película ya vemos que es una personaje que aspira a ser independiente, con unos intereses más allá de buscar marido y con sororidad. Pero ¿qué le lleva a permanecer en el castillo? En primer lugar que se siente en deuda con su padre por todo lo que sacrificó para sacarla a ella adelante él solo. En segundo lugar el ansia de vivir las aventuras que hasta ahora solo ha podido leer, alguien con su curiosidad ve más provechoso quedarse a investigar un castillo con objetos parlantes que antes eran personas que no ser una granjera corriente. Pero la Bestia no es como Gaston, sí, al principio es violento y controlador pero porque lleva mucho tiempo siendo un ser solitario y huraño, no es fácil volver a acostumbrarse a ser sociable. Él no cambia por ella, simplemente acaba por confiar en Bella, se quita la coraza que un padre arrogante le obligó a construir cuando solo era un niño.

Al final nos encontramos con una película que pese a algún pequeño fallo argumental no resulto del todo consigue dar más profundidad y complejidad a los personajes de un cuento de hadas clásico. Emma Watson se presenta cándida e inocente y sus momentos de valentía nacen precisamente de esa inocencia de quien no conoce las verdaderas maldades del mundo. Justo ese carácter que tan bien sabe interpretar será el que desarme a la Bestia para mostrarse tal como es. Dan Stevens por su parte le da ese aire de ser atormentado y algo incomprendido que le ha hecho volverse un monstruo, no solo físicamente, sino socialmente, y que necesita de alguien amable para volver a confiar en los demás. Al final esta es una historia de segundas oportunidades donde la chica es la heroína en medio de grandes y maravillosos números musicales.

Nota:

9,0 Añadir más complejidad y tridimensionalidad a unos personajes clásicos bien compensa algunas pequeñas lagunas en la trama. Si a eso le sumamos el gran impacto visual de los personajes y los efectos especiales y su espectacular banda sonora la nota es más que merecida.

 

Estudiante de Doctorado en Filosofía, Blogger, Bailarín, Actor, Poeta y Escritor, Dibujante, Ilustrador, Cool Hunter, Estilista, Arstista Multidisciplinar. Vegano, Feminista.

Perra de Satán. Kilo Arriba, kilo abajo. [Crítica Gafapasta]

Publicar un libro parece que ya no es algo extraordinario, cualquier youtuber, twittero o bloggero con una buena legión de seguidores tiene todas las facilidades del mundo para publicar, incluso Belén Estebán ha publicado uno, que ya me dirás tu que si le cuesta hacer una frase mínimamente inteligible como para escribir todo un libro. En el caso de Perra de Satán no podemos decir lo mismo y es que aunque ella saltara a la fama gracias a Twitter su visión del mundo, sus estudios y su talento hacen que su primer libro sea completamente distinto. Esto no es un libro con supuestos consejos de moda de una ego-blogger, no es una chorrada para rellenar páginas y contentar a los fans. Perra de Satán. Kilo arriba, kilo abajo es una novela como los dioses mandan.

Me gustaría poder decir que Perra de Satán. Kilo arriba, kilo abajo, es un pedazo de libro, pero si dijera eso estaría mintiendo. Tampoco puedo decir que es un librazo porque también sería mentir. No puedo decir que es un pedazo de libro porque un pedazo de libro es un capítulo y para ello las señoras de Ediciones Versátil te dejan leer el segundo capítulo del libro on-line y aquí mismo. Y tampoco puedo decir que es un librazo porque con 167 páginas no llega a la categoría de tocho tipo algunos de Harry Potter o los de Memorias de Idhún que son a los que realmente se les puede llamar librazo por su peso y tamaño. Lo que si que puedo decir es que es una novela maravillosa, divertida, única y completamente irreverente.

Perra de Satán empezó como una cuenta en Twitter donde el nick @perradesatan y una foto de comunión formaban ya un todo desconcertante y atrayente a partes iguales. A esto se le sumaban tweets de todo tipo, pero que parecían tener una cosa en común: no pasaban por el filtro que nosotros mismos solemos aplicar antes de hablar. Imagínate lo que tiene que ser ver a una niña en la edad de la comunión hablando de penes, de que tiene un retraso y que piensa meterse una percha por el coño por si acaso o que tenga una vecina que lleva media hora gritando por teléfono y en vez de en pensar que se calle piense que ojalá se muera (y esto son solo algunas de esas cosillas recientes que la caracterizan, imagina como serán sus greatest hits.)

Pero bueno aquí no hemos venido a hablar de su Twitter, el cual podéis cotillear aquí; aquí hemos venido a hablar de su libro. Una de las ventajas de ser el presidente de sus perrilovers (si, mi nivel de frikismo ha llegado al nivel de inventarme un nombre para sus seguidores y hacer que la gente votase cual le gustase más) es que yo he leído su libro mucho antes de que estuviese a la venta y por ello yo ya puedo hacer mi crítica. Aquí la vida y milagros de Beatriz, quien se esconde tras Perra de Satán, se mezcla con un poco de fantasía y muchas dosis de mala leche y descaro. Imaginad como puede ser la cosa cuando ya en el primer capítulo nos suelta una perla del tipo: “Todos tenemos nuestras manías. La mía, persignarme antes de follar”. Pues así durante todo el libro.

¿Nunca has pensado algo y te lo has callado por si puede ofender o herir a alguien? Pues Perra de Satán no sufre de ese filtro y ello la encumbra por encima de la mediocridad terrenal para hacer de cada cosa que le pasa algo digno de escuchar porque ella consigue que todo tome un cariz especial. De un tiempo para acá las gordas se han puesto de moda (y digo gordas porque Perra de Satán así lo querría), ella ha sabido aprovechar muy bien todo esto, dadas las dimensiones de su grandiosidad, y coger una dieta como escusa para acabar de darle libertad total a un personaje que es ella sin ser ella.

La historia comienza contándonos como decide ponerse a dieta solo por el hecho de no querer ser como los demás, porque haber engordado a esos niveles le parezca vulgar. Este es sólo el pretexto con el que nos cuenta la historia de un verano que pasa volando y que acaba en su cumpleaños. Todo un mundo diseñado por y para que Perra de Satán pueda ser ella misma. Un sin fin de cosas contadas en primera persona, porque todo esto que leemos no es ni más ni menos que el monólogo interior que se arma esta chica sobre su propia vida. Aquí nos desvelará el porqué utilizar su foto de comunión para decir burradas en Twitter, o el mismísimo origen de su nick.

Esto no es una serie de relatos aislados, como si fueran entradas en un blog o artículos literarios agrupados en un libro. La historia tiene una trama que va continuando por toda la novela aunque a veces puede resultar algo escasa, es decir, hay momentos en los que necesitamos que nos cuente algo más entre una cosa y otra. Pero puede que ahí resida también la magia de todo esto y es que al estar contada en primera persona aquí lo que leemos son recuerdos y las cosas que no te marcan, que no te parecen importantes acaban borrándose o reduciéndose en las lagunas de la memoria. Aún con todo aquí entendemos algo mejor a un personaje que era hasta ahora un fenómeno de las redes sociales, aquí Perra de Satán toma forma y adquiere mayor complejidad.

No voy a ocultar que yo ya era fan de Perra de Satán, soy el presidente de su club de fans por algo, pero este libro me sorprendido en muchos sentidos. Yo me esperaba otra cosa pero creo que esta novela es incluso mejor de lo que me hubiera podido imaginar. Además el carácter de la protagonista siempre te pilla desprevenido; cuando piensas que ya ha sido lo suficiente políticamente incorrecta, va y lanza algo nuevo e inesperado que te hará soltar una carcajada. Ella es ese tipo de persona que logra montarse todo un espectáculo a su alrededor y en su cabeza todo es la vida de una diva, y puede que fuera de ella también lo sea. No podremos saberlo desde un punto de vista objetivo pues el libro solo nos muestra lo que piensa y eso es más que suficiente para hacernos disfrutar como, con perdón de la expresión , como una perra. Y a esto hay que sumarle las fantásticas ilustraciones de Ana Belén Rivero que aportan una nueva red social a todo este mundo que se monta la Perra y que dotan a todo de más hilaridad si cabe.

Solo hay una pequeña cosa que no me ha gustado del libro y es que me ha sabido a poco. En ciertas partes hubiera necesitado más explicaciones, saber más de como van ciertas cosas, de que piensa, que le pasa, está todo como muy concentrado y la vida de Perra de Satán tiene pinta de ser tan interesante que a veces te queda un poco a medias. Aún así puede que esto sea bueno y que esas ganas de más de a los lectores, porque imagino que no seré el único al que le pase esto, se transformen en un segundo libro y así comience la saga de Perra de Satán.

Así y para resumir un poco todo esto lo que si que podemos decir es: que es una novela humorística que cruza las barreras que otros escritores no se atreven a pisar y desde la blasfemia a la más pura desvergüenza Perra de Satán nos relata su vida desde su peculiar óptica, una visión donde los kilos de más, los penes y varios cambios vitales jugarán un papel más que importante. Disfrutarás y devorarás esta novela pero te quedarás con ganas de más, y esas ansias no se si se podrán aplacar con una tarta de tres chocolates tal y como haría ella, pero lo que si es seguro es que sus fans acabaremos por pedir una y otra vez un segundo libro que continué con sus aventuras. Además nos queda más que claro que nadie ha sabido sacarle tanto provecho a las fotos de su comunión.

Nota: 9,1 sobre 10

Te gustará: Si te gustó El Paciente Impaciente y Otras Anécdotas de la Boticaria García, la novela humorística o el timeline de @perradesatan

Estudiante de Doctorado en Filosofía, Blogger, Bailarín, Actor, Poeta y Escritor, Dibujante, Ilustrador, Cool Hunter, Estilista, Arstista Multidisciplinar. Vegano, Feminista.

Django Desencadenado [Crítica gafapasta

Quentin Tarantino es ese hombre que siempre es capaz de sorprendernos con cualquiera de sus películas, las cuales están repletas de sangre, acción, escenas de lucha pero también de una visión artística muy definida y única, una gran fotografía, muchos toques de humor y una idea original. Django desencadenado no podría ser menos; en el día de su estreno las salas estaban llenas, de un público más que heterogéneo del que yo formé parte y es que Tarantino se ha convertido ya en un director de culto.

Django desencadenado trata sobre la historia de la esclavitud y el comercio de negros en los Estados Unidos del Sur, justo dos años antes de que estallase la guerra civil americana.  Django es un esclavo negro, interpretado por Jamie Foxx, que es comprado por el Dr. King Schultz, dado vida por Christoph Waltz, un cazador de fugitivos alemán que le sigue la pista a unos asesinos, este le promete a Django dejarlo en libertad si le ayuda a atraparlos. Una vez acabado el trabajo el esclavo quiere ir a rescatar a su esposa, Broomhilda von Shaft, en la piel de Kerry Washington, a la que perdió por el tráfico de esclavos. El problema es que en esa zona un negro libre no va a ser tolerado por lo que se queda al lado del Dr. Schultz durante el invierno. Al final la búsqueda de la esposa de Django les llevará hasta Candyland, una de las mayores plantaciones de algodón de la zona propiedad de Calvin Candie, interpretado por Leonardo DiCaprio, y Stephen, su mayordomo negro y racista como su amo, Massieu Candie, al que da vida Samuel L. Jackson.

Tarantino quería homenajear a los spaghetti western (en concreto a un western titulado Django), películas que siempre han tenido una gran influencia en sus películas. Los Leone, Bozzetto, Corbucci, Barboni y otros tantos son algunas de las razones por las que el director de Kill Bill ha decidido meterse de lleno en el tema de los vaqueros y darle una vuelta de tuerca hablando también sobre la esclavitud, un tema que parece ya algo olvidado en el país del director. Django desencadenado, es una película excesiva en todos los sentidos en la que se da homenaje a las que marcaron a Quentin pero también a sí mismo, un lujo de grosería, locura y genio, una exageración, desagradable, escandalosa, divertida e inigualable que hacen de Tarantino el director que es y de esta película una producción interesante en el panorama del cine actual que se mueve entre lo insípido y lo edulcorado.

Tarantino siempre ha sabido llevar el cine de autor ha otro nivel, siempre hay algo en sus películas que hace que te gusten aunque la trama se vuelva disparatada, que la película se alargue mucho (aunque nunca como El Señor de los Anillos o El Hobbit, para eso hay que ir con almohada al cine), y que el tema de la venganza este ya bastante manoseado. La sangre desmesurada, la irrealidad de todo, los diálogos medidos hasta la última sílaba y muchas, muchas dosis de humor. Pero no solo Quentin tiene la culpa de que esta película sea buena, un Jamie Foxx metido en el papel aunque en algún momento algo soso, un brillante y genial hasta el último momento Christoph Waltz y un estridente y extravagante Leo DiCaprio que de vez en cuando parecía en sus ademanes un pirata del Caribe; aunque lo mejor de todo ha sido la interpretación monumental de Samuel L. Jackson que te hacía inquietarte y removerte en tu butaca desde un personaje casi inigualable en el mundo tarantiniano.

Django desencadenado también tiene un mensaje más profundo, habla sobre la crueldad humana, la voluntad, el amor, la justicia y la esclavitud. Un mensaje nada pueril y del que Tarantino ha hecho una gran exposición. Si ya a esto le sumamos una banda sonora excepcional que ha contado con la mano del genio de la música del cine Ennio Morricone, al que después de haber sampleado tanto en sus otras películas Tarantino ha conseguido que componga por fin para él. A Morricone sumamos a Luis Bacalov, autor de la banda sonora del Django original, Jerry Goldsmith, James Brown y 2PAC o al rapero Rick Ross con el tema compuesto para esta película 100 Black Coffins. Una banda sonora compuesta por retazos de otras bandas sonoras y de temas originales que lejos de ser un conglomerado inconexo forman una fusión que le da cohesión a la película.

Pero no esta película no ha sido solo un homenaje a las que más han marcado al autor, también lo ha sido a sí mismo. Si en Malditos Bastardos los alemanes salían algo mal parados en Django desencadenado, el Dr. Schultz ofrece una visión mucho más civilizada y gentil de ellos. El plano mítico desde el maletero de un coche también aparece reinterpretado desde la época desde un carro donde se transportan esclavos. Incluso el esperado cameo de Tarantino tuvo un final sorprendente. Las gafas de sol redondas que lleva el protagonista que ya hemos visto en varias películas del director aunque hay quien apunta que también es un guiño a Lady Gaga y su Telephone donde había referencias a Quentin en todas partes.

Sea como fuere si eres un aficionado a las películas del oeste no te recomiendo que vayas a ver Django desencadenado si no quieres salir defraudado por no haber visto aburridas conversaciones con cara de asco antes de freírse a tiros o si lo que quieres ver es una película corta, son casi tres horas de peli (2 horas 45 minutos para ser exactos). Pero si te gusta pasártelo bien, reírte, un argumento algo descabellado pero entretenido, la sangre a raudales, los tiroteos absurdos donde la gente sale volando en una dirección distinta a la de la bala y sobre todo si te gusta Quentin Tarantino, uno de los ya musos del gafapastismo más irreverente del que yo declaro mi fanatismo. Una obra maestra, ¿pero que película de Tarantino no lo es? ¿o al menos no lo es un poquito?

Y ya para acabar mi incontrolable verborrea de fan me despido de vosotros con una de las mejores frases de la peli, que si la veis entenderéis porque la resume tan bien.

La “D” es muda, paleto.

=http://www.youtube.com/watch?v=CLofzNkIqAc

Estudiante de Doctorado en Filosofía, Blogger, Bailarín, Actor, Poeta y Escritor, Dibujante, Ilustrador, Cool Hunter, Estilista, Arstista Multidisciplinar. Vegano, Feminista.