Kylie Minogue – Golden [Crítica Gafapasta]

Hace cuatro años que Kylie Minogue no publicaba un disco nuevo (dos si incluimos en la lista los álbumes navideños) pero por fina parece que ha vuelto con las pilas cargadas y completamente renovada. Ahora estrena Golden, su decimocuarto álbum de estudio. Toda esta espera parece haberse dado por que Minogue quería terminar su contrato con Parlophone, la discográfica con la que ha alcanzado grandes éxitos desde el año 2000. Ahora ella quiere inaugurar una nueva era artísticamente en su carrera, ha firmado con BMG y nos ha sorprendido a todos transformando su sonido disco y electrónico hacia un estilo más folk y country.

Kylie Minogue - Golden [Artwork Cover]

Tal y como comentó al principio Golden iba a ser un trabajo con canciones dance pop y synth pop, lo que sus fans y casi todo el mundo esperaría de ella. Sin embargo su manager le sugirió incluir algo de country en el disco y a Minogue le pareció buena idea. No sabemos muy bien el porque, alguien que trabaja en la industria de la música, recomendaría lanzarse al country cuando su auge en el mundo del pop más reciente ya pasó. Aunque quizá viendo que Rainbow de Kesha tuvo bastante buena acogida y que Younger Now de Miley Cyrus tuvo muy buenas ventas y que el pop tras unos años de una electrónica desenfrenada se está pasando a algo más acústico arriesgarse no estará mal.

Así Kylie Minogue viajó a Nashville en julio de 2017 para grabar cuatro canciones y para ella todo comenzó a tener sentido. Se inspirarón en el country de la ciudad pero lo llevaron al propio estilo de Minogue. La propia cantante lo describe como ser “Dolly Parton en una pista de baile.” Durante este proceso de composición Kylie siguió escribiendo canciones sin ningún propósito o intención y lo encontró muy catártico. Al final el country acabó por inundar el estilo del álbum ya que lo que creaba para la australiana resultaba más auténtico y con una mejor narrativa que su música anterior.

Realmente Minogue puede hacer lo que quiera, con casi 40 años de carrera a sus espaldas y acumulando éxitos como lo ha hecho hasta ahora cuenta con una gran legión de fans por todo el mundo. A pesar de que se ha hablado mucho de ese cambio de estilo lo que de verdad nos encontramos es una fusión de disco pop alegre y “luminoso” que siempre ha identificado a la cantante fusionado con el country, aunque este tome más importancia que los sintetizadores en alguna de sus pistas.

Quizá el paso del tiempo, quizá que su anterior discográfica no le dejaba total libertad para grabar lo que quería o experimentar, pero el caso es que podemos escuchar como este cambio es más una evolución del estilo de Kylie y una ampliación de su horizonte sonoro sin llegar a perder su esencia. En todas y cada una de las canciones ella ha estado implicada en la composición y hay en momentos donde eso se nota y se algo realmente personal. Nos encontramos con canciones que recuerdan a alguno de los hits synth-country de Avicii pero también hay pinceladas y formas melódicas de tropical house, pop atmosférico, himnos country listos para corear sus estribillos y el disco pop que tanto nos encanta en ella.

A pesar de que hay bastante variedad estilística Golden es un álbum coherente y cohesionando donde no se siente que haya canciones metidas con calzador o donde se necesite un orden distinto para funcionar realmente. Impregnar todas las pistas con guitarras acústicas para rescatar ese espíritu de Nashville e incluirlo en hermosas baladas como Music’s Too Sad Without You que canta con Jack Savoretti, la disco y muy bailable Raining Glitter, himnos con un estribillo pegadizo como A Lifetime to Repair o en Love que mezcla algo de R&B y tropical house en su forma de producir la melodía.

1. Dancing

Esta es la canción con la que Kylie se volvió a presentar tras este tiempo de ausencia y con la que nos sorprendió a todos y a más de uno le dejó algo escéptico por su cambio de sonido. Una guitarra de corte prácticamente acústico nos introduce en una melodía puramente country que estalla en un dance pop bailable en el estribillo creando un contraste maravilloso. La canción, tiene dos interpretaciones básicas: una más superficial que se basa en bailar, salir y pasar un buen rato; y otra que es tratar de vivir la vida al máximo, tratar de brillar siempre que se pueda, aunque la vida sea difícil, aunque se nos presenten obstáculos porque bailar a través de ello es cuanto podemos hacer.

2. Stop Me From Falling

Quizá esta sea una de las canciones que mejor nos muestra la fusión de estilos del álbum pues combina muchos de los elementos de la electrónica atmosférica de los últimos años con un puente puramente country. Esta además nos recuerda a las incursiones que Avicii y David Guetta hicieron en el country desde la electrónica hace unos cinco años. La diferencia aquí radica en que hay un espíritu más acústico y orgánico donde la voz es la protagonista haciendo que la melodía te envuelva por completo.

3. Golden

La canción que da nombre a este disco representa todas las influencias y fusiones que nos encontramos en él. Un poco de R&B, un poco de electrónica, un poco de folk y country y mucho pop. El ritmo aquí es algo más relajado de lo que solemos encontrarnos en los mayores éxitos de Minogue y en vez de hacernos querer ir a la discoteca incontrolablemente esta es de esas canciones para disfrutar en cualquier momento, relajado o de fiesta mientras se baila. Es la representación de esta fusión casi mágica que ha llevado a cabo Kylie. Además su estribillo es completamente irresistible y esos toques “indios” le añaden un toque divertido.

4. A Lifetime To Repair

Una guitarra puramente country y un banjo nos llevan por un tema que bien podría haber sido de Dolly Parton o la más reciente Miley Cyrus. Simplemente suena a campo, al oeste americano o los campos y granjas australianas. Además su estribillo es simple, pegadizo y listo para ser coreado como un himno a pleno pulmón en cualquier momento. No es una de esas canciones memorables pero si una lo suficientemente buena para pasar el rato y arrancarte una sonrisa.

5. Sincerely Yours

Un piano delicado y efectos electrónicos nos llevan en esta balada que nos conecta con el estilo al que más acostumbrados estamos en Kylie Minogue. De hecho esta canción podría haber formado parte de Kiss Me Once, su anterior álbum, perfectamente. Dada su situación entre las otras canciones no resulta extraño y aunque no comparta elementos country por temática y temo resulta casi orgánico. Como ese efecto que consiguen las buenas playlist. Además este tema tiene un toque de pop atmosférico delicioso que te atrapa al instante.

6. One Last Kiss

Un ritmo rápido country y muy típico que aunque no suena forzado en la voz de Kylie Minogue no tiene la personalidad que suelen tener sus canciones y que bien podría haber sido parte del repertorio de cualquier otro artista. Aunque su sello en los coros que repiten “kiss, kiss, kiss” no nos dejan olvidar que la australiana es quien canta. De todas formas, y aunque la canción no es mala si resulta demasiado genérica.

7. Live A Little

Una fusión entre lo folk y lo electrónico que enmascara por completo la voz de Minogue en algunas partes de la canción. Demasiado ruido y volumen en la parte instrumental que nos impide disfrutar de la voz de Kylie. Además aunque el estribillo tiene elementos que normalmente son muy pegadizos aquí no acaban de funcionar del todo y no consiguen el efecto que se esperaba.

8. Shelby ’68

Quizá esta sea una de las mejores canciones de todo Golden. Un estribillo sumamente pegadizo que recuerda en algunos momentos a Taylor Swift y que hubiera sido perfecta para la americana en su transición del country al pop. Una guitarra acústica, sintetizadores y una percusión que baila entre el pop y el R&B construyen toda una joya pop que si llega a ser escogida como single le podrá dar un éxito a la australiana en las listas que hasta ahora no había contestado por dedicarse a otros estilos.

9. Radio On

Acústico. Esa es la palabra que mejor define esta pista. Una canción íntima, delicada y que aunque conserva algunos elementos folk al principio acaba por transformarse en una balada orquestal y atmosférica que te va envolviendo y elevando en el sentimiento con cada nota. Una de las canciones más reflexivas del disco que reflejan la madurez de Kylie como compositora y que conecta perfectamente con cualquiera que haya pasado por el desamor recientemente.

10. Love

Siendo una de las canciones más típicamente country de Golden al principio de la melodía los sintetizadores estallan en el estribillo para instalarse en las estrofas y puentes creando una atmósfera delicada de fondo con recuerdos del tropical house pero sin hacer que pierda en ningún momento la parte orgánica y folk. Un R&B country sencillamente perfecto, pegadizo y optimista que refleja el espíritu de Minogue.

11. Raining Glitter

Quizá la canción que más podíamos estar esperando en cuanto a estilo y quizá también la más extraña fusión. El disco pop y el country se encuentran aquí perfectamente integrados en una tema pensado para disfrutar en la pista de baile o para darte un inyección de energía y alegría en cualquier momento. La Minogue de sus inicios resurge aquí perfecta, atemporal y con un pequeño toque retro en uno de los puentes. Toda una maravilla y una regalo para sus fans incondicionales que la llevan siguiendo desde hace años.

12. Music’s Too Sad Without You

Jack Savoretti es nuevo compañero de Kylie al haber firmado esta con BMG. Los dos han colaborado en una balada típicamente pop aunque al principio y durante algunas partes de la canción escuchemos el espíritu de Nashville. Este es un dueto que puede convertirse en un clásico de las rupturas, de las tardes de lluvia y de todos esos momentos meláncolicos. Además tiene un estribillo que sin ser pegadizo es fácil de recordar y evocar en cualquier momento.

13. Lost Without You

Esta es una de las sorpresas de Golden, una canción de pop atmosférico, synth-pop, con un sentimiento desatado y puramente electrónica, con un montón de artificios vocales e instrumentales. Este es uno de los temas que rompen de lleno con esa estética orgánica del resto del álbum pero que rescatan a la Kylie de siempre. Además no quiebra la coherencia por el lugar donde está situada entre el resto. Una delicia que nos deja con las ganas de lo que podría haber sido un disco menos arriesgado por parte de Minogue pero que habríamos disfrutado gratamente.

14. Every Little Part of Me

Un poco de electrónica y un poco de melodía más orgánica se juntan para crear un tema bailable, optimista, claro y luminoso donde el synth-pop del estribillo contrasta con la guitarra, los chasquidos de dedos y la percusión de las estrofas. Una fusión perfecta que cohesiona un piano que nos transporta en cada nota hacia una sonrisa constante y a las ganas de levantarnos y bailar.

15. Rollin’

Sin bajar el tempo volvemos otra vez a lo country y a lo folk pero con muchos elementos electrónicas. Quizá esta hubiera sido la tónica y el estilo que menos nos hubiera chocado en Kylie Minogue y es que funciona tan bien mezclando su estilo más clásico con esta incursión experimental en la música del oeste. Aún así nos alegramos de que haya se haya arriesgado con otros temas que nos han permitido conocer otra faceta de ella pero no podemos evitar disfrutar como niños pequeños de esta canción, aunque no es de las mejores, tiene ese algo que te hace que te guste escucharla.

16. Low Blow

Para clausurar Golden la australiana se vuelve un tanto descarada en esta canción puramente country pop que nos recuerda a Meghan Traynor en muchos momentos. Quizá demasiados cambios de registro en tan poco tiempo que hacen que la canción no acabe de funcionar del todo. Aunque representa muy bien la fusión de todo este disco es un cierre bastante flojo ya que no baja el ritmo ni te deja con ganas de más.

Nota: 7,9/10

Nota Kylie Minogue - Golde: 7,9

Esta claro que Kylie Minogue puede experimentar, cambiar de estilo o registro a estas alturas de su carrera. Es muy poco probable que pueda cometer un error demasiado grande como para tener que arrepentirse de ello. Cuenta con un gran número de fans que la respaldan pero además tiene muy claro cuál es su sonido, cual es su sello y aunque incursione en otros estilos no pierde eso de vista.

Golden es quizá el último álbum que hubieramos esperado de Kylie Minogue, tan acostumbrados como estamos a escucharla en medio de sintetizadores en ese pop disco y alegre que siempre la ha caracterizado. Este disco aunque no es malo y esta perfectamente cohesionado y es coherente con lo que representa tiene canciones que no acaban de funcionar del todo como Low Blow o Live A Little y otras canciones que son poco memorables. Aunque también tiene verdaderas joyas como Dancing, A Lifetime To Repair, Sincerily Yours, One Last Kiss, Shelby 68′, Radio On, Love, Raining Glitter y Every Little Part Of Me. 9 canciones de 16 no están nada mal teniendo en cuenta que en muchos discos actuales la mitad no suelen pasar la criba. Aunque esta Minogue country no nos desagrade y siendo sinceros necesitamos a esa Kylie puramente disco y dance pop.

 

Máster en Filosofía, Blogger, Arstista Multidisciplinar, Cool Hunter, Estilista, Vegano, Eco-feminista.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: