Take a Book (Feria del Libro de Salamanca)

La ciudad de Salamanca acoge estos días la 32 Feria Municipal del Libro. Del 5 de al 13 Mayo la Plaza Mayor se encuentra invadida por las letras, exposiciones, encuentros literarios, firmas de libros, música, actividades para los más pequeños y como no, stands donde avituallar nuestra biblioteca particular con ejemplares que van desde las últimas novedades ha facsímiles de libros antiguos. Todo un universo que hace las delicias de los bibliófilos de la ciudad, universitarios y visitantes.

Esta 32 edición de la Feria Municipal del Libro de Salamanca gira en torno a una de las figuras que más importancia ha tenido la ciudad en el siglo pasado, y es que este año se cumplen 75 años desde que Miguel de Unamuno dejará la localidad bañada por el Tormes. Así la ciudad, que en este 2012 celebra el Año de Unamuno, quiere rendir homenaje al escritor y sumar así esta feria a las celebraciones en honor a Don Miguel. Una gran exposición, encuentros literarios con escritores que hablan de Unamuno y mesas redondas y debates son estos pequeños actos que pretenden alabar la memoria de este gran personaje que se enamoró y tanto dio a Salamanca.

Gente visitando los stands de la feria

Una gran exposición que ocupa y se convierte en el centro de la Plaza Mayor hace un recorrido por la obra del que fue rector de la Universidad de Salamanca. Miguel de Unamuno y sus libros es el título de una exposición que se ha elaborado con los fondos bibliográficos de la Red de Bibliotecas Municipales, en la que se han seleccionado de libros de Unamuno y una pequeña muestra de la inmensa actividad bibliográfica que su vida y su obra han generado. Los fondos expuestos acompañados de textos y fotografías se ha creado una exposición donde no solo podemos ver ejemplares antiguos expuestos si no que podemos coger algunos de los libros y leerlos y es que un libro no se puede juzgar por su portada, si no por lo que las palabras que lo componen te hacen sentir y no hay mejor manera de entender lo que significo Unamuno para esta ciudad que leyendo lo que el mismo escribió.

Imagen de la exposición Miguel Unamuno y sus libros

Esta 32 Feria del Libro fue inaugurada con un concierto a cargo de la Banda Municipal de Salamanca al que más tarde siguió el pregón de Antonio Colinas, un poeta enamorado de su tierra y que está a caballo entre León e Ibiza; sus versos, inspirados en la naturaleza, tienen un cierto aire místico y son muchos los que utilizan sus poesías como preceptos para el día a día (esto lo puedo confirmar porque lo vi en una firma de libros). He de decir que a este poeta lo conocí en una feria del libro en Zamora y aunque su calidad literaria sea buena, como orador deja un poco que desear, pues no sabe manejar su voz para no dormir a quienes le escuchan, de todas formas los aplausos estallaron al final, ya no se sabe si por que agradó el discurso o por la alegría de que ya hubiera acabado.

Antonio Colinas disponiéndose a dar el pregón inaugural

Esta Feria del Libro ha contado con la colaboración de escritores en torno a Unamuno que nos han hablado o presentado sus libros, los cuales giran en torno al humanista y filósofo. Andrés Trapiello, Luciano González Egido, Luis G. Jambrina, Jesús Blázquez y Jean-Claude y Colette Rabaté fueron los escritores invitados y han sido presentados por personalidades vinculadas a la Universidad de Salamanca. Dos mesas redondas sobre el papel de Unamuno en la vida pública y otra sobre su capacidad creadora son otras dos actividades que nos acercan más al escritor.

Jorge San Román Villalón, Nicanor Parra, Asunción Escribano, Charo Ruano, José Luis Puerto, Francisco J. Pastor, Amalia Sánchez, Isabel Castaño, Víctor Soria, Paco Cañamero, Isabel Bernardo, Noemí Villamuza y Montserrat Villar son algunos de los autores e ilustradores que presentan y firman libros en esta Feria y al parecer con muy buenos resultados. A esto se le suman conciertos al aire libre, a los que acompaña un agradable tiempo,  talleres y una biblioteca infantil al aire libre y espectáculos de todo tipo han sido los que han acabado por completar las actividades de este encuentro con los libros.

Uno de los stands que ofrecía facsímiles medievales

Diez librerías salmantinas, junto con instituciones, editoriales y distribuidoras conforman los 32 stands donde se podían comprar libros de todo tipo, desde facsímiles medievales, donde se reproducían o explicaban antiguos incunables; los “libros más pequeños del mundo” donde se reproducían a un tamaño realmente de bolsillo, cabían en un puño cerrado, desde clásicos de la literatura a libros de cocina; libros infantiles, best-sellers o hasta especializados en geografía e ilustrados con mapas realmente hermosos.

Stand de Los libros más pequeños del mundo

Como no, yo no pudo resistirme a comprar un libro y tuve la suerte de que me supe controlar y me compre uno de los muchos que me hubiera gustado llevarme. Y es que como dijo el recientemente fallecido Germán Sánchez Ruipérez “Somos producto de nuestra capacidad de leer. Nuestros antepasados practicaban la lectura mucho antes de la existencia del alfabeto. Leían la Naturaleza y de ella obtenían información. Leían a sus semejantes, y de ello derivó toda una construcción social.” Leyendo somos capaces de vivir otras vidas, de ampliar nuestro horizontes, y no es simplemente un tópico sino que un reciente estudio demuestra que leyendo nos volvemos más tolerantes y asumimos hasta cierto punto las características y las emociones de los personajes. Además leyendo somos más libres porque tenemos la información necesaria para poder elegir más y con mejor criterio y somos menos proclives a que nos subyuguen sin explicaciones.

El último libro que compre en la 32 Feria del Libro

Estudiante de Doctorado en Filosofía, Blogger, Arstista Multidisciplinar, Cool Hunter, Estilista, Vegano, Eco-feminista.

Deja un comentario