Hat is Hot

Uno de los complementos que más juego dan pero con los que menos se atreve la gente son los sombreros. Los hay de todo tipo, de todos los colores y para todos los estilos y edades, solo hace falta saber cual es el que mejor te queda y el que pegue más con tus looks habituales. Una vez te acostumbres a él, se convertirá en un complemente indispensable en tu armario.

Antes de entrar en que sombrero debes elegir según tus rasgos y que colores escoger deberemos repasar los modelos que hay y que actualmente más se llevan.

El sombrero Fedora o el  Borsalino son los que más de moda están ultimamente, han sido un complemento indispensable en el mundo pop y muchos cantantes los han llevado, desde Britney Spears y Madonna hasta Michale Jackson. La diferencia entre el fedora y el borsalino es el material con el que están hechos, a consecuencia de ello el borsalino tiene una copa algo más triángular. Una variación del fedora también es el Trilby que tiene las alas y la copa algo más estrechas y el ala por la parte de atrás está más dobalada.

Otro sombrero que también se lleva mucho es el cloché, aunque solo para las chicas, pero con el ala un poco más pequeña y más separada de la cara de las versiones originales de los años 20. La vocalista de El Sueño de Morfeo, lucia uno muy bonito el el último single del grupo, Depende de Ti.

Otra opción de un estilo algo más urbano y más funky serían los del tipo newsboy cap. Es una versión de la gorrilla de los abuelos de toda la vida, lo que las podemos tener con la visera integrada en la copa o con está suelta y no rígida y con mucho volumen.

La boina también pueden dar mucho juego, con mucho o poco volumen, de algodón, de lana, de ochos, militares, etc. hay un sin fin de variedades dentro de las boinas y un montón de formas de llevarla, además se adapta muy bien a casi cualquier tipo de rasgos. La podemos llevar plana, sobre la cabeza, o enfundarla hasta las orejas, ladearla o inclinarla hacia adelante, como un gorro, hacia atrás…

También tenemos los sombreros de ala ancha, que nos enmarcan mucho la cara y nos ofrecen la posibilidad de jugar con su forma y poder adaptarnos mejor a las luces, al maquillaje e incluso ocultar algún defectillo de última hora. De este tipo hay desde variaciones superexageradas del cloché hasta las típicas pamelas con el ala rígida. Eso si, hay que saber cuando llevarlo, pues no encaja muy bien con todos los looks. Cuanto más anchas el ala, más probabilidades de que desentone en el outfit. 

También se han puesto muy de moda últimamente los que tienen orejeras. Desde los modelos de diseño alpino y de inspiración andina a los más típicos en las zonas más al norte, con o sin pelo. Personalmente yo no me atrevería con ellos, los chicos con los modelos alpinos parecen un poco tontos la mayoría de las veces y he visto a muy pocas chicas que les favorezca alguno de los dos diseños.

Hay más tipos de sombreros como los de haunting (caza), el bombín, el de copa, etc. pero estos son los que más se llevan en las últimas temporadas y los que muy posiblemente se seguirán llevando. Puedes probar con todos los que quieras pero antes debes mirar cual es que mejor te queda.

El sombrero enmarca la cara, del mismo modo que lo hace el pelo. Si sabemos escogerlo bien puede ayudarnos a equilibrar nuestros rasgos o potenciar aquello que menos nos gusta; por ello debemos elegir uno que armonice tanto con nuestra cara como con nuestro peinado, no importa el corte sino más bien que este arreglado para integrarse con el sombrero para que nos favorezca de la mejor forma posible.

Si tienes la cara redonda, los que mejor te sentarán serán los que atraigan la atención hacia la parte superior de la cabeza, como los de copa alta o con algún adorno en la parte superior. Debes evitar los sombreros con las alas muy pequeñas; es decir, muy pegadas a la cabeza, las copas anchas y los que tengan forma redondeada, más que nada por que si no acabaras pareciendo un huevo.

Si tienes la cara alargada, como es mi caso, lo que tenemos que intentar conseguir es que el rostro parezca más ancho. Lo más idóneo son los que tengan una copa redondeada, alas grandes y en el caso de las chicas caídas a la alatura del pómulo. Hay que evitar los sombreros con copas altas ya que estos nos alargarían a un más el rostro.

Si tienes la cara cuadrada los sombreros con alas y copas medianas y redondeadas ayudarán a suavizar tus rasgos. También puedes ponerte sombreros que se usen en ángulo, es decir, tapándote un ojo, de lado; o con alas desiguales, pero eso sí, siempre de lineas suaves y redondeadas, nunca rectas.

No debemos olvidar que el sombrero es un complemento y como tal debemos combinarlo con todo lo que llevemos. Si solo lo vas a llevar por la calle lo mejor es que sea del mismo color que el abrigo o la bufanda o pañuelo si los llevas. Si lo vas a llevar puesto todo el rato puedes o bien escoger uno del mismo color que el predominante en tu look para ese día o bien uno que contraste totalmente. Otra opción es escoger uno de un color neutro, lo mejor es negro o gris, y ponerle una cinta del mismo color que el que predomine en tu ropa para ese día.

Ahora que ya sabes todo esto acerca de los sombreros estoy convencido de que ya quieres tener uno y en el momento que encuentres el ideal para ti se convertirá en una pieza indispensable dentro de tus outfits. ¿Aún no tienes tu sombrero?

Máster en Filosofía, Blogger, Arstista Multidisciplinar, Cool Hunter, Estilista, Vegano, Eco-feminista.

Deja un comentario